dilluns, 2 de juliol de 2012

Pedro, Fremantle y los Pinnacles

30 y 1.07.2012

El sábado decidí ir a visitar Fremantle, un pueblecito pesquero, con el puerto más importante de la costa oeste, que se encuentra a pocos kilómetros de Perth.

Nada más llegar, y como ya es norma habitual, me fuí directa a la oficina de información, para no empezar a dar tumbos sin sentido. Estaba parada delante de un letrero, intentanto orientarme, y oigo a dos hombres que se saludan a mis espaldas: "Hola Pedro" "Hola" ... y ahí entró Pedro en mi vida :)

Ya sabeis la afición que tengo a saludar a cualquiera que hable en español o catalán, y esta vez no iba a ser una excepción. Me giro y les digo: "¿Españoles?" y me contesta uno de ellos "no, italiano". "vaya" (pienso yo) y el otro me tiende la mano y me dice "Pedro, de Málaga" y yo "Amparo, de Barcelona". A partir de ahí: "¿Y qué haces por aquí?" ""¿Te quedas muchos días?", etc, etc.

La cuestión es que la conversación derivó en un "venga, vámonos a tomar un café", y yo, tras dudar un momento, porque ya veía que no serían 5 minutos, decidí aceptar, porque Pedro es ... como Paco Martinez Soria, pero en andaluz (me he apropiado del calificativo que le ha dado mi amiga Núria al hablarle de él). Tiene 65 o 66 años, de pose seria, pero gracioso, como buen andaluz que es. Lleva 46 años en Australia y ahora se ha jubilado ... y se aburre. Divorciado desde hace 19 años, y con una hija de 20 años que ahora se ha traido un novio de Bali y que solo con la descripción que hacía Pedro de él ya consiguió arrancarme unas carcajadas. Según él "er xavá é un flacuxo esmirriao que se pasa er dia sin dar un palo al agua y pegao a la estufa, ya me dirá tu" "yo le daba una somanta palos y lo calentaba enseguía. Yo por la niña, que si no" . Pedro, estos días que está el novio en casa se ha ido a otro sitio "porque yo no soy moderno, y eso de que la niña esté durniendo con un tio sin estar casados, no me va" ... Y así un buen rato.

 

Bueno, la cuestión es que tras el café, y contarme media vida, me dijo que me acompañaba a la oficina de información, y yo ya ví que ibamos a pasar el día juntos :). Efectivamente, al entrar me dice "te espero" y al salir "yo ya te acompaño, pero el pueblo no vale ná". Porque así es Pedro, el pesimismo hecho persona. Según él, Australia no vale la pena. La ha recorrido de punta a punta, por trabajo, pero "hacer tantos kilómetros pa ver esto é una tontería" "yo te enseño sitios de Málaga que le dan mil vueltas a esto". Y te lo dice tan convencido, y con esa gracia, que te hace reir todo el rato.

Me llevó por todo el pueblo, pero siempre con sus mismos comentarios. Si le decía "vamos a ver esto" él contestaba "no, yo te llevo, pero eso no vale un duro" o "esa es la trompeta que tocan los aborígenes, echa un ruido que se la partirías en la cabeza, y siempre lo mismo ... Túuuu, tuuuuu" o "aquí no había estao yo" y yo "pero Pedro, si está en el centro, es gratis, y es muy bonito" "pa qué, pa ver estas vistas? Yo te subo a la sierra de Ronda y aquello si que son vistas" y así tooodo el día. La verdad es que si hubiera sido de otra manera seguramente me hubiera cansado, pero como tenía tanta gracia, yo al final hasta le reñía, porque me parecía estar hablando con mi padre.


 

Luego, otra, es oirle hablar en inglés. Lo habla, pero vaya inglés (bueno, yo no puedo hablar porque el mio es peor). No le ha interesado mucho mejorarlo. Es el típico emigrante que no ha acabado de adaptarse nunca. Añora su tierra y si no fuera por su hija ya se habría vuelto. Yo le decía "pero no seas tonto, tu vete para Málaga y le pagas el viaje a tu hija a España de vez en cuando, porque y si un día te dice que se va para Bali, qué?" "ya, ya lo sé, si yo alli sería feliz. Cualquier día de estos hablo con la niña".

Bueno, pues pasé el día con él y me invitó a comer. Y a la hora de irme yo veía que el pobre se lo había pasado bien haciéndome de guía turístico (es un decir, lo de guía turístico) y no paraba de decirme "yo si quieres te llevo a ese sitio que dices" y pensé "¿Por qué no?", así que quedamos para el día siguiente ir a ver los Pinnacles. La combinación para ir a ver este sitio es fatal y, o alquilas un coche, o pillas un tour organizado de 185 dolares, o sea que encima la excursión me iba a salir mucho más barata.

 

Los Pinnacles están a 200 kilómetros de Perth, por lo que quedamos a las 8 de la mañana cerca de mi albergue. Yo me presenté a las 7:45, sabiendo de antemano que, como buen jubilado, Pedro ya estaría allí. Efectivamente. "venga, vamonó, pero xiquilla, ya verá cuando vea los pedrusco eso, te va a inxar a reir, porque no valen ná" "hombre, Pedro, bonitos tienen que ser porque en todas partes venden esta excursión" "naaaaaa, no valen naaa ... Pero yo te llevo".




El viaje fue muy agradable, hablando de esto y de lo otro, y los Pinnacles me gustaron mucho, la verdad. Para comer compramos cosas en un super y nos las comimos en un parque del pueblo de Cervantes. Yo le decía " hace 30 horas ni tu ni yo podiamos imaginar estar aqui hoy los dos",


Cervantes es un pueblo pesquero, pero lo de pueblo me pareció decir demasiado. Si que hay algunas calles, pero las casas tienen tanto espacio las unas entre las otras que parece una urbanización más bien. En un lado está un almacén y correos, y en el otro lado una taverna y la gasolinera. La verdad es que a Pedro no le dió la gana caminar buscando un posible centro "que no, que esto es tó". En fin ... Como curiosidad, las calles del pueblo tienen nombres de ciudades españolas: Sevilla, Madrid, Valencia, Catalonia (¿?), y el nombre de Cervantes le viene de un barco que embarrancó en su costa y se llamaba así.

 

 

La vuelta fue igual de agradable y cuando nos despedimos vi que el pobre se emocionaba. Me dió pena. Si tengo libre un día me iré a tomar otro café con él.

 


 

3 comentaris:

  1. mare!!!!!! pedro impagable aunque hubieramos querido fotos del esmirriao balines. Esto es lo que me ibas a enseñar del culto al cuerpo de esta ciudad? estoy por decirle a la Antonia Blanchart que vaje a darles unas classes a esta gente, pedro es el màs mazas que has encontrado?, joder prima yo que esperaba cuerpos por doquier y tu con los de tu quinta,jajaja.
    A mi los pinnacles me gustan y la ciudad tambièn.
    Aqui ya sabràs que somos campeones de la eurocopa y por una noche casi nadie se ha acordado de la crisis, menos los que no veian el partido porque les habian cortado la luz y Nuria que es poco dada a estas cosas, aunque en pequeños circulos cuentan que tiro tres piulas y dos bombetas en su jardin, aunque no hay nada confirmado.
    A ver si la pròxima amistad que haces esta màs cercana a mi edad que a la tuya "que volem començar a veure marro".
    Para ser invierno veo que el tiempo te respeta bastante, supongo que el cosmos es conciente de tu andadura y tus anelos y te manda sol que es lo ùnico calentito que te vas a llevar juntandote con la gente que te juntas!!!!!
    Ala tata, como puedes ver soy el ùnico que te quiere te sigue y te contesta. Amorsolitariodebloguerofamiliar y go,go,go

    ResponElimina
  2. Bueno, bueno, Miki, ya sabía yo que a ti los pinnacles te iban a gustar nada más verlos... ;)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Se ve que lo llevamos en la sangre....lo he visto enseguida. Pero creo que Miki no , ahhh como es de la otra familia...
      Que curiosa la primera foto de los pedrolos , jeje.
      Que guay el Sr. Pedro , (mientras leia el principio pensaba a ver si es Pedro Almodovar).Un puntito fraternal , me gusta . Que descanso hablar con alguien en tú mismo idioma ( aunque sea "andalusss").

      Elimina