divendres, 17 d’agost de 2012

De isla a isla

 

 

14.08.2012

 

Ayer dejé la isla del sur y me embarqué rumbo a la isla del norte, con primer destino Wellington, capital del pais (hasta ahora creía que era Auckland).

Los de la compañía de ferrys estaban de 50 aniversario y te recibían con un "look" fiestero, al tiempo que te obsequiaban con un pastelito de aniversario. Empezábamos bien... pero luego se torció un poco. Resulta que al hacer el check-in del equipaje coincidí en el mostrador con una chica francesa que hablaba un perfecto español. Ella tenía que ir al banco, según me dijo, y yo, que también necesitaba sacar dinero, decidí acompañarla. Mala decisión. La definición que haría yo de la chica es basicamente que era tonta perdida, pero "toonnnta" "toonnnta", pero ya no había vuelta atrás. Me dijo de parar en un bar a tomar un café y ahí ya empezó a soltarme el rollo. Me explicaba que necesitaba dinero para pagar el dinero con tarjeta, pero que lo iba a

devolver porque ella tenía dinero suficiente. Que se lo pediría a sus padres, pero con su padre se llevaba muy mal, que nunca la había apoyado, y blablabla, blablabla. Yo le intenté dar varias soluciones, pero siempre encontraba una excusa que no le permitía esa opción. El tema del dinero era recurrente, pero además me explicaba sus dos años en Australia y Nueva Zelanda. Ponía a parir a todos los de los del pais, por sus costumbres, cultura, etc. Su educación, modales y valores le daban mil vueltas a los de aquí, según ella, por lo que se volvía para su pais, pero claro, como se llevaba mal con sus padres, no quería pedirles el dinero a ellos para el billete de avión final, etc, etc, etc. En fin, yo ya estaba un poco cansada de ella y ella creo que ya se había dado cuenta de que no congeniábamos

mucho, así que la acompañé hasta el banco, yo saqué dinero de la máquina "cobracomisiones" y volvimos a la terminal del barco. Ella seguía con el monotema, pero fue entrar por la puerta y lanzarse directa a una butaca, donde había un chico al lado, y empezar a charlar con él. Ni un "yo me voy a sentar ahí que estoy cansada" o algo por el estilo, no, no me dijo nada, me ignoró basicamente, así que yo, aliviada, tomé otra dirección. Lo bueno, es que ya en el barco, donde nos recibió un grupo musical formado por miembros de la tripulación, ella me siguió ignorando en todo momento. Si nos cruzábamos hacía como que no me veía, etc. En fin... Vaya gili...!!! Debía pensar que ya había localizado a la buena samaritana que le iba a dejar el dinero, porque ella se lo iba a devolver, y al ver que no era así había lanzado el anzuelo hacia otro lado. Pobre chico, durante las 3 horas y media que duró la travesía no lo soltó y él, la verdad, hacía la misma cara que debía hacer yo antes. :). Cuando llegamos a Wellington me la crucé arrastrando dos pesadísimas maletas y entonces si me dijo adiós. Nada más. Yo me fuí para el albergue, un YHA impecable, como todos.

 

Hoy he pasado el día en esta ciudad, Wellington, capital del pais (hasta ahora pensaba que era Auckland). La ciudad me ha gustado. Si es que me gusta todo! El tiempo no era muy bueno, en realidad ha cambiado

rápido, pero la ciudad tenía una luz especial y me he dedicado a callejear. Es una ciudad pequeña, así que en una mañana he visto todo lo más importante. También he visitado el Te Papa (por recomendación de Amelia y Didi) . El Te Papa es el museo nacional de Nueva Zelanda y es una pasada. Un museo muy muy bonito. Te puedes pasar el día entero y no aburrirte. Historia, cultura, geografía, tradiciones, etc, sobre el pais y todo muy chulo. Hay una zona dedicada a los terremotos y te puedes meter en una casa y experimentar como se siente un terremoto de alta intensidad. Mejor así que en vivo y en directo (cruzo los dedos).

Hasta los niños tienen un montón de zonas con actividades, etc. Anda que no he pasado rato en la tienda, metiendo mis "compras" en las cestas, etc, luego moviendo la cara de un bebé enorme, al que podias dirigir los gestos con unas palancas, y por último jugando con unas bolas que tenías que subir con unas manivelas. (ahí sí que ya he pensado "como se caiga la bola desde arriba que verguenza voy a pasar"). Si es que en el fondo soy una cria. Jajaja

Y nada, mañana hacia Rotorua a ver qué tal.

 
 
 
 
 
 

Seguiré informando.

 
 

4 comentaris:

  1. Me gusta Nueva Zelanda!!!
    Amparo, estoy empezando a creer en lo que dice Núria porque, cómo es posible que en cada entrada o cada dos, tengamos la historia de un personaje freaky? Bueno, a partir de ahora me voy yo de vacaciones, así que como no tendré cobertura, no podré seguirte en unos 10 días. Espero que te lo pases genial y cuando vuelva, me pondré al día.
    #desconectadadelmundoyfeliz

    ResponElimina
  2. Prima, a mi también me gusta nueva Zelanda!!!!! Y ya veo que te has encontrado con otra de ostia a mano abierta, si es que eso es suerte!!!!!
    Voy ha hacer la comida después sigo.
    Nomastontascercademiprima y go, go, go

    ResponElimina
  3. Primaaa , pues a mi tambien me gusta Nueva Zelanda, perooo aún no me ha quedado claro cual es la capital Auckland o Wellington,je, je ...mira q casualidad el otro día viendo una repetición del programa "Ahora caigo" preguntaron cual era la capital de Nueva Zelanda,y q era un tipo de cocinar el solomillo...

    Amparo yo también me voy de vacaciones o sea q el 100% de las Gene estarán de vacas la próx. semana , regreso en 2 semanitas asi q prometo hacer lo deberes a mi vuelta, es decir leer todas tus entradas con impaciencia, quizá a mi vuelta ¿Ya habrás saltado de continente?? pueder ser ?? ¡QUE GUAYYY !!!! , por cierto el Miércoles me imagino q te pitaría el oido derecho de lo BIEN q hablamos de tí con Montse y tu Tt , te echamos MUCHOOOOO de MENOSSSSSS....

    Muchos BESOS de esta familia que se acuerda mucho de ti, sigue disfrutando...

    ResponElimina
  4. POr cierto, las tres últimas fotos me gustan mucho. En la antepenúltima, aquella estructura blanca es un tobogan para niños? Si es así, que guay, no? SEguro que lo probaste... ;)

    ResponElimina