dijous, 10 de maig de 2012

De paseo por Bangkok

7 y 8.05.2012

Dos días tranquilitos antes de volver a marchar. He paseado por diferentes puntos de la ciudad. Gracias a Dios ya no hace tanto calor, yo creo que debemos estar sobre los 33 o 35 grados y la verdad es que lo noto mucho. De todas maneras las gafas se me siguen empañando muchas veces al salir del BTS pero es que la temperatura en los vagones es exagerada. Fot una rasca!

He cogido el barco y me he acercado a Kao San Road de nuevo. Definitivamente es como Lloret. Todo lleno de turistas y amplia oferta de todo para ellos: "se hacen rastas", "se hacen trenzitas", "tatuajes con henna", ropa hippie, camisetas con frases originales,… Y multitud de agencias de viajes con infinidad de ofertas de tours y actividades. Yo he venido precisamente a mirar el tema de la escapada a Camboya, pero me voy sin tenerlo aún claro.

Mira que si vuelvo con rastas! Uffff! ya me imagino los comentarios de mi tia Merce y mi tía Finita, que son las personas que más se preocupan por mi pelo en la familia.

He acabado mi paseo por la calle de los mochileros haciendo un "Fish Spa" de 15 minutos. ¿Típico tailandés? Pues no, pero me apetecía. Ya llevaba un ratito mirando como los peces le "comían" los pies a una turista y el de allí insistiéndome para que me sentara. Le he preguntado a la mujer si dolía y me dice: "no, is great". ¡Que impresión!



Al principio no conseguía aguantar los pies. Los iba levantando al tiempo que lanzaba pequeños chillidos e improperios. Un número. La que se lo pasaba bien era la otra turista. A los dos minutos, o antes, ya te acostumbras, pero, eso si, me he pasado todo el rato con la piel de gallina y sonriendo... Sonriendo, hasta que se me ha caído el monedero al agua. Resumiendo, he metido enseguida el brazo para cogerlo, pero como estaba bastante alta no llegaba y he levantado los pies, todo con unos movimientos bruscos que seguramente han ocasionado a los pececitos un trauma para los siguientes días. He recuperado el monedero, chorreando, y al momento salía de allí que más que baño de pies parecía que había hecho inmersión de cintura para abajo, por lo mojada que iba. He estado intentando secar el dinero. Afortunadamente parece que los Baths aguantan lo que se les eche :). Los que no sé si volverán a ser los mismos son los pececitos después del susto… y mi psoriasis. :)

He ido también al Pak Khlong Talat, el mercado nocturno de las flores. Se monta cuando cae el sol, así que como he llegado un poco pronto he tenido que matar el tiempo paseando por un parque cerca donde, por casualidad, estaban organizando un acto del Club Rotary que este año celebran congreso anual en Bangkok. Era tipo feria de pueblo, varios escenarios, muchas flores, y varios presentadores con micro.



Datos que no he comentado hasta ahora de los tailandeses:

  • A los tailandeses les gustan los micros. Yo he visto que a la que pueden ya están con él en la mano: en los centros comerciales, en las paradas de autobús, en los parques… y sino también tienen varios karaokes para darse al griterío.
  • A los tailandeses les gusta leer. Las librerías están llenas de gente leyendo. Tu entras en una libreria, que no biblioteca, a buscar un libro y tienes que ir esquivando a la gente de pie, o sentada en el suelo, que está leyendo algunos de los libros a la venta. ¡Y que ya van por la mitad!
  • A los tailandeses les gusta la música. Ves a cantantes en las zonas de paso de gente, ves a jóvenes cargando con instrumentos, y sobretodo, sobretodo, ves un montón de programas en la tele tipo nº 1, o American's Idol, etc.
  • A los tailandeses les gusta cuidarse, esto creo que ya lo había comentado. Solo hace falta ver la cantidad de tiendas dedicadas a la belleza o la cosmética y peluquerías o similares. Me da rabia cuando vuelvo ya para el albergue por la tarde, con mis andares cansinos, mi camiseta sudada y mi pelo mojadito del calor, y las veo a ellas todas "peripuestas" con su pelo cuidadísimo. ¿Qué imagen les debo dar? Prefiero no saberlo.

Bueno, a lo que iba. Volviendo del mercado floral, que tampoco es tan especial, he ido a ver si cogía un barco, o tendría que coger un taxi que me saldría mucho más caro, ya que el sitio queda bastante apartado de mi albergue. Estaba oscuro y esa zona del rio estaba prácticamente vacía. Yo a paso ligero, y cuando llego veo que pone que el último barco ha pasado ya. Le pregunto al único señor que pasa y me dice que si, que sí que hay barco. Yo venga a enseñarle el reloj para asegurarme que no se equivoca y el convencido que si, que en 15 minutos llega el último barco. Se va y me quedo rezando para que sea verdad porque cada vez es más oscuro y estar sola en la plataforma esperando, sin vida por la zona, ya me está dando un poco de miedo.

Veo a dos que parecen europeos que se acercan. Menos mal. Aunque digo yo que a veces hacemos cosas extrañísimas. Por ejemplo, estos dos. La mujer normal, pero él… Él tiene una pinta para salir corriendo. Mediana edad, melena, pero de poco pelo, bigote tipo motero heavy, que acaba debajo de la boca, tatuado en cada centímetro de sus brazos, y grandote, grandote. Un tiarrón. Vamos, que yo me lo encuentro a él de noche, en Europa, en una plataforma solitaria del rio, y seguramente me asusto un poco. Y aquí con estos pobres tailandeses, que se ve que son buenas personas (bueno, de todo habrá), el alemán me parece un ángel de la guarda. Cosas de la mente… un poco racista, supongo.

Al final ha pasado el barco y me he vuelto a casita.

Aquí os dejo un poco de colorido:









8 comentaris:

  1. Prima como coño ya has dejado comer los pies por semejantes sonsos tailandeses, vete a saber a quien se los han comido antes. El que vaya detrás tuyo ya debe ser todo una costra. Yo de ti tendría más cuidado con los europeos q con los autóctonos, estos son más bajos y flacos y con media hostia tuya los tienes tumbados. El mercado de las flores precioso y sobretodo no nos vuelvas con rastas ni trenzas y menos con micro por mucho OT Tai que estés viendo, ya sabes lo que te dice tu primo, que tienes poca voz y desagradable!!. Aquí todo bien , hoy q es jueves he quedado otra vez para cenar con Nuria y Olga para ver gh (paso un hambre los jueves!!!!) . La pobre Olga aún no te ha encontrado sustituta para los cafés, yo creo que ningún candidato a dado el perfil y ella los ha rechazado a todos. Bueno niña cousin kisses y go go go

    ResponElimina
    Respostes
    1. M'estàn començant a sortir unes "ronchas" que no sé jo

      Elimina
  2. #noasefaltadisirnadamas, el miki ho ha resumit molt bé!!! (aunque volver con rastas seria la hòstia!!!)

    ResponElimina
  3. Amparo, es instinto de supervivencia. En un lugar muy diferente al nuestro y en el que estamos solos, tendemos a sentirnos más protegidos con los más parecidos a nosotros en cultura, aspecto... Aunque, ahora que lo pienso, no veo muchas similitudes entre el individuo heavy, con bigotillo y tatuado y tú. O si? (Dime que no, que solamente hace un mes que te has ido!!!!)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Para que engañarnos, en alguna cosa ya te digo que nos vamos pareciendo :)

      Elimina
  4. S'ha de tenir valor per possar el peus en una palangana plena de aigua amb peixets que et van mossegan... però asobre es que abans una infinitat de guiris ja li han posat els seus peus, bruts, vermells, inflats del sol i de caminars amb alpargates varates per aquest camins de Deu o Alar.... Bueno, bueno... tu mateixa... Ara tu no vaguis agafan afició a possar el peuets dins de gibrells amb peixos a "lo loco" que si posa "pirañitas come pieles" torna a lleguir el cartell que no posa "pieles" posa deditos!!!!!

    ResponElimina
  5. Jo, per perdre els deditos ja no necessitaré els peixets. Estic fotent unes caminates que crec que estic desgastant-me les plantes dels peus,per la suor i ell "rozamiento". Ja veure'm si no torno amb munyons.

    ResponElimina